sábado, 9 de enero de 2016

Oteiza y Chillida entre tratados de paz




La consolidación de un museo, por norma general, se valora en términos numéricos, en función de la cifra de visitas. De acuerdo a esta vara de medir, San Telmo puede presumir que, cinco años después de su ampliación y reforma, su política programática se ha visto afianzada, al congregar el pasado año a un 19,7% más de visitantes que en el ejercicio anterior
El recinto donostiarra se enfrenta a un año especial, el de la celebración de San Sebastián 2016, con el aval que supone haber recibido a 122.528 personas frente a las 102.326 de 2014, según los datos dados a conocer ayer por su directora, Susana Soto, en una rueda de prensa acompañada por la concejal de Cultura, Miren Azkarate.
De acuerdo a la singularidad de este año, San Telmo hablará el mismo lenguaje que la Capitalidad Cultural Europea, ya que la mayor parte de su programación estará vinculada a las actividades de San Sebastián 2016. El Museo será escenario de dos de los grandes hitos de la Capitalidad, la exposición sobre el Grupo Gaur y la muestra central del proyecto internacional Tratado de Paz que, en su conjunto, se compone de exposiciones, producciones artísticas contemporáneas, publicaciones, seminarios y conferencias sobre las representaciones de la paz en la historia del arte, al cultura y el derecho.
La traca de la inauguración oficial de San Sebastián 2016, el día 23, será sonada. A nivel exterior, en la calle, arrancará a lo grande con el espectáculo visual Puente de la convivencia, diseñado por Hansel Cereza. A nivel interior, en el museo, la Capitalidad iniciará su andadura expositiva por todo lo alto, con la exposición sobre los artistas que integraron el grupo Gaur: Oteiza, Chillida, Balerdi, Basterretxea, Amable, Sistiaga, Mendiburu y Zumeta.
Pero 1996-Gaur Kostelazioak-2016 no sólo dará cabida a ese movimiento vanguardista efímero que surgió hace ahora medio siglo con un manifiesto en la Galería Barandiaran de San Sebastián y que quedó clausurado a finales de 1967, sino que establecerá un nexo de unión con otra constelación de artistas contemporáneos europeos. Este kairós contemporáneo integra a Txomin Badiola, PSJM, Goldschmied & Chiari, Azuzena Vieites, Iratxe Jaio & Klaas van Gorkum, Bojan Fajfric, Eugenio Ortiz y Avelino Sala. Comisariada por Fernando Golvano, la muestra pretende dar reflejo a «dos contextos socio-históricos, dos constelaciones del arte que proponen nuevas figuras de lo pensable y de lo experimentable». 
San Telmo será una de las dos patas de las exposición central de los Tratados de Paz, que repartirá entre este museo y el centro cultural Koldo Mitxelena más de 300 piezas de reconocidos artistas procedentes de los fondos de 21 museos internacionales como el Louvre, Reina Sofía o El Prado. De junio a octubre se mostrarán obras de Goya, Rubens, Murillo, Zurbaran, Ribera, Picasso, Le Corbusier o Hans Haake.
Fuera del paraguas de San Sebastián 2016, San Telmo albergará otras dos grandes exposiciones. En noviembre dará cabida a Una modernidad singular. Retrato de la vanguardia en San Sebastián 1928-1936. En estos años, según expone el comisario Peio Aguirre, confluyó «un periodo alto para el arte y la cultura» y que «ocupa históricamente un momento fundacional para el arte vasco y un lugar destacado dentro de la vanguardia artística española». Pintura, collage, fotomontaje, escultura, fotografía, arquitectura, caricatura, diseño y cartel repasan un tiempo convulso y en continuo cambio.
El patio del museo instalará en abril una jaima concebida por el artista sevillano Federico Guzmán y creada con las melhfas -vestido tradicional de las mujeres saharauis- para dar vida a la muestra Entre arenas, concebida para impulsar la reflexión en torno a la cooperación, el orden internacional, el feminismo y los derechos humanos. A este debate se sumarán conciertos, conferencias y sesiones de cine al abrigo de un proyecto producido junto al Reina Sofía, que ya pasó por el Palacio de Cristal del Parque del Retiro de Madrid.
Fuera de estas cuatro grandes citas, el espacio Laboratorio albergará un proyecto fotográfico sobre Egipto que utiliza como canal conductor el Nilo, una muestra sobre los deportes vascos como expresiones culturales o un recorrido por las etapas más importantes de la historia de Gipuzkoa a través de las excavaciones arqueológicas del túnel de San Adrián. Hoy toca el Prado presentará unas imágenes tridimensionales a partir de una selección de las obras más representativas de la colección de este museo, las cuales pueden ser tocadas con las manos para permitir una nueva lectura táctil, dentro de una iniciativa orientada a las personas con visión reducida.